En Este Artículo:

Ahora es un lugar común confiar la gestión de alquileres de sus bienes inmuebles a un profesional. Los propietarios que hacen esta elección, deben optar por un mandato de gestión. Definición, interés y pasos del mandato de gestión de alquileres, a seguir en este artículo.

Gestión de alquileres: optar por un mandato de gestión.

Gestión de alquileres: optar por un mandato de gestión.

¿Por qué optar por un mandato de gestión?

El mandato de gestión es un contrato firmado entre el propietario una propiedad en alquiler y un profesional (normalmente administrador de la propiedad).

Este documento permite gestión de delegados propiedad, y así otorgar ciertos poderes a su nuevo gerente. Esto puede incluir:

  • alquilar la propiedad,
  • recibir los alquileres y gestionar los descuentos y plazos, implementar las posibles obras,
  • incoar un procedimiento judicial en caso de incidente con el inquilino,
  • actuar como representante del principal en las MA de copropiedad,
  • Resolver los distintos servicios, tasas e impuestos,
  • para sacar diferentes seguros,
  • Facilitar las declaraciones de impuestos del principal.

La ventaja de optar por este tipo de mandato es, por lo tanto, Para facilitar la gestión del alquiler de su inmueble. Por lo general, los propietarios distantes, sobrecargados o poseedores de una gran cantidad de bienes raíces para alquilar son los que eligen esta solución para administrar el alquiler de su propiedad.

Optar por el mandato de gestión de arrendamiento: los pasos

1. Elegir al profesional con el que firmar un contrato de gestión de alquileres.

Es posible confiar su mandato de gestión a:

  • un administrador de la propiedad, verdadero especialista de la gestión de alquileres, se presenta como un experto en este campo;
  • una agencia inmobiliaria quienes también tendrán las habilidades para gestionar la disposición de activos y las adquisiciones;
  • Un notario, aunque este no es su negocio principal;
  • un fideicomisario compuesto por profesionales de la tierra muy cerca de la comunidad de alquiler.

2. Asegurar el contenido del mandato y en particular:

  • el método propuesto de seguimiento de cuentas;
  • el monto de los honorarios (administración diaria) y gastos varios.

Anotar: la ley Hoguet (n° 70-9) del 2 de enero de 1970, regula el mandato de gestión de alquileres en estos puntos. Por eso es importante referirse a ello.

3. Obtener una alerta temprana de la terminación del mandato de gestión.


Instrucciones De Vídeo: Uf1925 Gestion Documental Y Legal De La Intermediacion Inmobiliaria Online - Cursos Online