En Este Artículo:

Al regular automáticamente su calefacción y programar el cambio de temperatura a su gusto, usted hace una cita para comodidad y ahorro.

Regular su calefacción para pagar menos

El ajuste gradual de las regulaciones térmicas y el aumento constante de los costos de energía explican la creciente participación de los equipos de regulación y programación. Por lo tanto, al reducir la temperatura de 20° C a 19° C, ¡consumirá aproximadamente un 7% menos de energía! Y si la casa está vacía en el día, la temperatura puede reducirse aún más, disminuyendo aún más la factura. Para gestionar adecuadamente la temperatura, es necesario regularla actuando sobre los componentes de instalación de un calentador de agua (quemadores, válvulas, radiadores).

Dos modos de regulación.

El equipo de control puede tener en cuenta todas las necesidades de la casa (regulación centralizada) o actuar puntualmente en una habitación (regulación descentralizada). Estas soluciones obviamente tienen sus ventajas y desventajas. La primera solución utiliza un termostato de ambiente o un sensor exterior. El termostato, generalmente programable, mide la temperatura en la habitación donde se instala (a 1,50 m del piso y lejos de cualquier fuente de calor). Adapta la temperatura de la carcasa actuando sobre la caldera o la temperatura del agua del circuito de distribución. Si permite gestionar diferentes tipos de calefacción (calefacción por suelo radiante, convectores...), es sensible y sufre las sacudidas de temperatura.

Agrega un horario para más ahorros

Por su parte, el sensor exterior mide la temperatura del aire, lo que permite al sistema de calefacción anticipar las variaciones climáticas. Esta información se transmite a los dispositivos de control. La segunda solución se realiza simplemente utilizando válvulas de cabeza termostática, que actúan de forma autónoma en el flujo del calentador de emisión. Con estos grifos, es posible elegir la temperatura ambiente de cada habitación. Esto hace posible modular la calefacción según el uso de la habitación y valorar las entradas de calor libres. Finalmente, la regulación se puede optimizar mediante una programación que tenga en cuenta la ocupación de la vivienda, que permite variar la temperatura establecida según los intervalos de tiempo y el día de la semana: usted administra su Consumo de energía según tus necesidades.


Instrucciones De Vídeo: CÓMO CAMBIAR TARIFA PARA PAGAR 20 EUROS EN LA FACTURA LUZ