En Este Artículo:

Pintura de esponja

De moda en los años 80, la pintura con esponja es una técnica simple, efectiva y estética. Recomendado para áreas pequeñas, este método permite efectos de gradiente exitosos en ningún momento.

Nivel de dificultad:

fácil

Herramientas y materiales necesarios:

Pintura acrílica
disolvente
Esponja natural
rollo
Camión de pintura
platillo
Hoja de papel
Papel de periódico y lona
Cinta adhesiva protectora

Paso 1: Preparar la pared.

Antes de ser pintado, su superficie debe estar lo más limpia y suave posible. Dependiendo de su estado, optarás por diferentes técnicas.
Una vez que la superficie esté lista, proteja su suelo con papel de periódico o lonas. Si pinta una pared, no olvide cubrir la madera, los enchufes y los interruptores con cinta para evitar ensuciarlos.

Paso 2: la primera capa

Antes de comenzar a pintar con esponja, es esencial aplicar una primera capa al rodillo.

Paso 3: Pintar con la esponja.

Diluya su pintura y vierta en un platillo.
Luego sumerja la esponja en la pintura y escúrrela ligeramente, luego pruébelo en una hoja de papel. Dependiendo del resultado, agregue o quite pintura si es necesario.
Finalmente, deslice la esponja en movimientos circulares e irregulares. Cubra la pared de la manera más uniforme posible.

Pintura de esponja: pintura

También puede crear efectos moteados o manchados frotando la pared con la esponja.

Pintura de esponja: pared

Si está buscando un efecto de sombra, repita la operación con un color diferente, revelando la capa debajo, dejando que la pintura se seque entre capas.


Instrucciones De Vídeo: Cómo pintar con una esponja